YEMEN


Yo estuve allí, con la misma agencia de viajes, y en las mismas fechas. Llegué a Saaná un 30 de junio como ellos pero de hace 6 años. La situación no estaba tan enrarecida como actualmente, pero igual teníamos que ir con escolta, igual nos dijeron que Mareb era peligroso, igual visitamos el templo de La Reina de Saba, de más de 3.000 años de antigüedad y donde sólo quedaban 8 columnas intactas, impertérritas frente el devenir del tiempo.


Hoy 7 personas han muerto donde hace 6 años yo caminaba, y no puedo dejar de pensar cuan injusta es la vida, pues unos indeseables han sesgado sueños, ilusiones, risas,...


Han matado a sus mejores embajadores, a los que a pesar de todas las contrariedades se atrevieron a poner sus pies en un país catalogado de alto riesto por el ministerio de asuntos exteriores, a personas que sólo pretendían conocer otro modo de vivir y que no querían quedarse con todo lo malo que la televisión y otros medios difunden. Personas que querían ver de primera mano la realidad de ese país yendo de vacaciones. Podrían haberse quedado en Benidorm (con todos mis respetos para Benidorm) pero decidieron meterse en otra cultura aunque fuera por 25 días. Ahora nadie volverá hablando maravillas de ese país, nadie explicará que Saaná fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco, no admirarán la belleza de Shibam (La manhattan del desierto, con sus increibles edificios de ocho pisos de altura construidos con adobe), ahora no hablará nadie de la bondad de su gente, de sus problemas, de su hambruna y su no escolaridad.


Ahora sólo nos quedará más rencor y más odio, y lo más triste es que la gente de a pie, como tu, como yo y como ellos no queremos eso, pero a veces es difícil luchar contra algo tan importante como la muerte de 7 personas. Y no nos damos cuenta, pero poco a poco nos va calando dentro, la tristeza, el desánimo, el odio, el cambiar de acera cuando un musulmán camina por la nuestra, el mirar desconfiados a ambos lados, el sentirnos que somos diferentes, cuando en realidad todos los ciudadanos de a pie buscamos lo mismo, la felicidad, el vivir tranquilos y disfrutar de esta vida que tenemos, pues sabemos que sólo tenemos una. A veces la vida es brutal y desgarradora, y entre todo este sentimiento, no dejo de preguntarme si Manu estará vivo.





6 vociferaron:

Panini dijo...

che incubo!

lou dijo...

Hola Milo,

Me entristeció mucho la noticia. Nadie gana con el terrorismo, del tipo que sea, qué pena que haya gente que siga sin entenderlo.

Un besazo!

garbetom dijo...

lo has definido perfectamente,...qué mejores embajadores,,...????
es muy triste e injusto,...unos lugares tan fascinantes al alcance de pocos,,, que pena!!!

un abrazo guapa,

Paco dijo...

Muchas gracias por tu post, Milongas!

Como profesional de los viajes que soy, he de reconocer que una cosa así es lo que más me preocupa que suceda en uno de los viajes que organizo. Las razones son muchas, pero además de las propias muertes (que ya es bastante) de gente inocente que tan solo quiere disfrutar de sus vacaciones haciendo lo que más le gusta, está, como tu muy bien dices, el cerrar las puertas a la economía de países que no se merecen la situación que tienen.

Mucha gente me recrimina la frivolidad de organizar turismo de lujo en países del Tercer Mundo, pero esta gente no ve más allá de lo que hay detrás del turismo puro y duro.

En fin, afortunadamente las personas estamos por encima de actos tan tremendos como este, y mientras haya una tierra que explorar seguiremos viajando, pase lo que pase. Hay llamadas que son imposibles dejar pasar...

un beso

doble visión dijo...

Es evidente que lo que buscan los que cometen este tipo de atentados, es dividir. Dividir a los países, dividir a las personas, dividir la riqueza, dividir a las parejas, dividir a los amigos y la lista sería interminable.
Paulatinamente lo van consiguiendo y está en las personas de buena voluntad, evitar que lo consigan finalmente.
POr otro lado, hacer turismo en lugares de alto riesgo, conlleva un alto riesgo y aunque se trate de una verdad de perogrullo, mucha gente que viaja a esos lugares lo pasa por alto; el ser humano es omnipotente, activa y pasivamente, y siempre cree que nunca nada grave va a sucederle a él.
Igualmente, yo no estoy muy seguro de que las agencias que programan estos periplos, informen a sus clientes del gran riesgo que asumen al viajar a esos destinos. Y ojo, que no estoy generalizando...pero es algo que cualquiera puede comprobar interesandose por un viaje a un destino de riesgo en cualquier agencia de su pueblo.

Y aunque parezca un lugar común, dire lo que se dice siempre: ojalá que estos sean las ultimas víctimas por esta causa.

saludos
marcelo

L.V. dijo...

Me encantaría visitar Yemen, Egipto y tantos otros lugares a los que por desgracia no me atrevo a ir.

Todo un sinsentido en el que todos pierden.

 

© Copyright Sólo los tontos saben lo que quieren . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates