HAY NOCHES QUE NO DEBERÍAN ACABAR NUNCA

¿Cómo hacer para olvidar esos ojos y su sonrisa que no me pertenecen? ¿Cómo decirle al corazón que deje de sentir y a mi mente que no imagine? ¿Cómo decirle que intentaba hacer cómo si no me importara pero que por dentro me moría y sólo quería besarle?.


Es extraño esto de los amores platónicos, cuando te sientas frente a él y ves que a pesar de los años que hace que nos conocemos no tenemos ni idea de la vida del otro pero que a la vez nos conocemos tanto, ese conocimiento que da el haber compartido con cuatro años los baños en el río, las sillas en la puerta de casa y juegos en la calle. Cada año al volver siempre tengo la esperanza de verlo y el primer momento es de nervios a pesar de que intento disimularlo con la familia. Esta vez ha sido la mejor. Cómo dos desconocidos nos sentamos frente a frente para saber que había sido de nuestra vida en todos estos años, nuestros amores, los miedos, nuestras historias y por raro que suene, con la confianza que da el conocer de dónde venimos. Me enamoré de nuevo de mi amor platónico, ojalá aquella noche no hubiera acabado nunca, todavía tengo su deje andaluz en mis oídos y su azul clavado en mis pupilas, pero de nuevo el tren pasó de estación y esta vez, si que me ha jodido horrores.

MADURITAS

En el momento en el que una mujer debe escoger entre crema anticelulítica o crema antiestrías, ahí es cuando se da cuenta de que se está haciendo mayor!!
 

© Copyright Sólo los tontos saben lo que quieren . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates