COMPARTIMENTOS SEPARADOS




He reescrito esta entrada mínimo 10 veces. Debe ser que me estoy oxidando en esto de escribir y que mis manos están entumecidas cuando de escribir mis sentimientos se trata. Simple, Milo, hazlo simple no hay por que darle más vueltas de las necesarias.


Cuando le vi por primera vez supe que me iba a causar problemas y es que cuando me hablaba sólo pensaba en lamer sus labios y morderle la oreja, querer sentir su cuerpo desnudo en mi espalda y desear sus labios fue todo uno. Hubo "feeling" al instante por ambas partes, y es que en estos últimos años me he vuelto una experta en este sentimiento. Sin muy bien entender el funcionamiento de esta emoción, una lo siente bien adentro, y no me refiero sólo al sexual, hay gente con la que se te presenta para convertirse en buenos amigos y confidentes a pesar de que no los has visto nunca físicamente o con sólo verlos una tarde. El problema no era el feeling, el problema era querer morderle los labios.


Por motivos que no vienen al caso no podía dar rienda suelta a ese sentimiento, a pesar de que ambos pensábamos lo mismo, tuve que dejar escapar ese tren, por una vez actué racionalmente como una persona madura y la jodí. Tuve que hacer soberanos esfuerzos, pues cuando no puedes alejarte de esa persona tienes que aprender otras maneras de deshacerte de él, y en mi caso fue la indiferencia. Intenté no verle a solas, pero a veces esto era imposible y me ponía tan roja y tartamudeaba tanto que me sentía idiota, me comportaba como una quinceañera y el caso es que a él le pasaba lo mismo. Por este motivo, mi indiferencia pasó a ser total, indiferencia que él notó a la primera y que hizo que casi ni me saludara cuando nos veíamos. No se de que me quejo, fuí yo la que empezó con todo esto, fuí yo la que se separó de él incluso sin darle pie a ser mi amigo. No le dí cancha en nada, en nuestro caso yo no podía esperar nada, era imposible tenerlo como yo quería, así que ni una oportunidad le dí para conocernos mejor. Muchas cosas importantes estaban en juego, o eso creía yo.


Pero hoy por azar he descubierto muchas cosas de él, cosas que me han encogido el corazón y que me hacen cuestionarme por qué dejé pasar ese tren. He descubierto que sabe escribir y lo hace tan bien que he estado más de cuatro horas haciéndolo, he descubierto su pasión por la música, he visto que nos parecemos mucho, esta mañana me enamoré de él por cuatro horas. Esta mañana deseé haberle dicho lo que me pasó y que él entendiera, pero ¿De que serviría? El daño ya está hecho y nada volverá a ser igual. Perdí la oportunidad de descubrir a una persona que se me antoja que es maravillosa, y es que por una vez dejé pasar el tren y la cagué, me anticipé a las consecuencias cual adivina, creí que era la mejor decisión y hoy el tiempo me ha quitado la razón. Hace ya algún tiempo que se que mi vida está encima de muchas cosas y que si quiero algo tengo que lanzarme, pero con él intenté remediar la historia que se ha ido repetiendo en mi vida los últimos años, fue él la cabeza de turco que sin querer escogí para expiar mis pecados, y ya veis hoy la vida me ha enseñado que al menos tenía que haberlo intentado que cada uno toma sus decisiones y que yo ni por un momento le expliqué, sólo me alejé pensando que era lo mejor, cerré todas las puertas y no le dejé ni una rendija para que pudiera mirar adentro de vez en cuando.

Suena "Dreaming with a broken heart" - John Mayer

5 vociferaron:

Manenes dijo...

Lo que más duele en esta vida es arrepentirse de lo que no se ha hecho... y bien que te duele hoy.

Aprende la lección y da un paso adelante. Quizá el tren vuelva a pasar y si te pilla con la lección aprendida otra música sonará.

doble visión dijo...

Una vez una amiga me dijo "no te arrepientas de las decisiones que has tomado porque si hubieran sido diferentes, hoy no serías quién eres"... Desde ese día, quiero más a esa amiga y la frase/pensamiento viene a mi cabeza a menudo.
Creo que vos también conocés a esa chica.

beso
marcelo

Sir Villet dijo...

La última vez que alguien perdió el tren le acompañé para que lo pudiera coger en la siguiente estación.

Supongo que el tema está en la distancia que haya recorrido el tren.

Agia dijo...

algunos trenes son de ida y vuelta... tal vez deberías comprar el billete ya y dejar de cavilar si lo deberías haber comprado la primera vez. ;)

Dr. Fleischman dijo...

Radio3 también cambió mi vida, fue en 1991; aunque recuerdo haber oído un domingo por la noche de mediados de los 80's, en el coche de mis padres a Rodolfo Poveda en "Trópico Utópico", en ese momento no supe que radio era y tardé aún un tiempo en volver a encontrar el programa, nunca hasta ese momento le había prestado mucha atención a la radio.
Me alegro por tí.

 

© Copyright Sólo los tontos saben lo que quieren . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates