MI BOSQUE PARTICULAR


En estos 32 años, las ramas de mi árbol han sido azotadas por muchos vendavales, he perdido hojas en la lucha e incluso alguien ha osado tallar en mi tronco un corazón con sus iniciales y las mías, haciéndome creer que sería eterno.


Todos nosotros somos semillas que contienen en esencia el árbol, la flor o el arbusto que seremos después. Pero no todas saben cómo transformarse en árbol, algunas intentan echar raices entre las rocas, sin saber que después de un tiempo deberán luchar contra ellas para encontrar su espacio, otras acaban siendo devoradas por los pájaros o yendo a parar a lugares inhóspitos donde su esencia no puede desarrollarse y acaban muriendo. Sólo aquellas con gran potencialidad consiguen encontrar un terreno fértil, un lugar donde desarrollar su follaje y poder encontrar el sol necesario para ir creciendo. Yo soy una de ellas, pude encontrar el abono necesario para que mi tronco se fuera haciendo más y más grande con el paso del tiempo y en cada uno de mis anillos llevo marcado si fue año de sequía, de desamores o de alegrías.


Pero no estuve sóla en esta hazaña. El viento quiso traerme otras semillas como yo, puede que no similares en la apariencia, pero si en la esencia. Me ha traido flores a las que admirar por su belleza y colorido, robles que me dan sombra y me cobijan y setas que me dan el abono necesario para seguir viviendo. No todas llegaron para quedarse, muchas de ellas florecieron y luego se marchitaron pero a pesar del poco tiempo compartido dejaron su huella en mi ramaje porque mi tronco se fue desviando para que mis ramas les taparan el sol y que no mustiara sus maravillosa hojas de brillantes colores. Otras se aferraron tanto a mi tronco que me robaron la savia, hicieron que mis hojas se tornaran amarillas y que mis ramas se volvieran débiles. Llegué a perder el color verde de mi follaje y casi desfallezco, pero no me quejo, gracias a ellas, mi tronco hoy es fuerte. Pero por suerte, la mayoría de las flores, árboles y arbustos que tengo alrededor han permanecido a lo largo de mi crecimiento.


A veces se me hace increible estar rodeada de tanta belleza, todos y cada uno de ellos son especiales, pues todos tienen algo en su esencia diferente. Y a mi me gusta admirarlos y a veces me soprende que ni ellos mismos se den cuenta de la fuerza que irradian.


Puede que yo a veces les haya quitado el sol sin darme cuenta pero espero que el agua de mis raices almacenada durante todo este tiempo les haya ayudado cuando ellos no tenían reservas y se sentían desfallecer. Puede que yo no sea el mejor árbol al que arrimarse, pues a veces me dejo llevar demasiado por el viento y entonces mis ramas caen al suelo sin darme cuenta de que los que me acompañan pueden resultar heridos.


Puede que no sea el árbol más alto, ni el que tiene más ramaje pero espero que esas flores y esos árboles y arbustos que me acompañan se hayan dado cuenta de que estoy ahí, que si me piden que mueva las ramas para dejar pasar la lluvia, lo haré. Que si necesitan que mis raíces se muevan a la izquierda para que ellos tengan más espacio, lo intentaré con todas mis fuerzas. Que si quieren irse lejos porque les ha llegado el momento, la resina correrá por mi tronco pero mis ramas les dirán adiós. Al igual que ellos me han visto luchar contra tempestades y han permanecido ahí transmitiéndome su fuerza, arropándome con sus raíces y móstrandome toda su esencia, yo voy a seguir ahí viendo como cuidan con mimo sus nuevos frutos, viendo como el bosque se hace cada día más grande y más hermoso. Que no me importa el tiempo que dure, ni las heridas en mi tronco, que cuando llegue un día en el que el viento me doble y no pueda levantarme, no se me ocurre mejor final que constituir el abono de quienes me dieron todo lo que necesité en vida.

Os quiere,
Sonia.

(el día 11 cumplí 32!!)

7 vociferaron:

Anónimo dijo...

Me pido ser setaaaaaaa!!!! ;)

Te quiere,

lou.

doble visión dijo...

Puede que no seas el más alto ni el que ostente el ramaje más frondoso... pero quienes han pasado cerca de ti alguna vez, ya no pueden olvidarte... La luz pasa a través de tus ramas y forma un caleidoscopio de indescriptible belleza...

te quiero un montón
marcelo

Milongas dijo...

Lou,
para mí tu eres importante, da igual en que forma te presentes!!!!
Yo también te quiero!!!

Milongas dijo...

Marcelo,
que decir de alguien que en la distancia me ha hecho sentir su calor? Cómo puedo agradecerte todo lo bueno que me has hecho sentir en este tiempo? Cómo me gustaría que vieses la sonrisa que muestro cada vez que me acuerdo de tí!! Pero ese día está cercano, no lo dudes amigo!!
Yo también te quiero y espero que por muchos años sigamos abrigándonos el corazón el uno al otro, porque eso es lo único que nos llena, el amor de los que nos rodean!!!
Miles de besossss y gracias por formar parte de mi bosque particular!!

L.V. dijo...

qué entrada más chuuuula!!

un brindis por ese arbolito,
qué todavía eres un arbolito!!

L.V. dijo...

el saltamontes siempre dejando entrever otros puntos de vista..

así me gusta, q nos hagas pensar!!

ÀnimaAlada dijo...

Feliços 32!

 

© Copyright Sólo los tontos saben lo que quieren . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates