YA NO HAY NADIE EN LAS VENTANAS





No se vosotros, pero donde yo me crié a los niños no se les llamaba dulcemente por el nombre, lo menos que podías escuchar era un "Joaquiinnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn!!!!! sube a casa que ya está la cena en la mesa, y dile a tu padre que salga del bar, que se le va a enfriar la sopa!!!!!!" desde la ventana, y el pobre del Joaquín intentando convencer a su padre de que subiera, porque sino la madre se iba a enfadar con ellos. Pero no había nada que hacer, el padre estaba bien donde estaba y subiría cuando él quisiera, no cuando la mujer se lo ordenara.

Donde yo me crié las madres lo controlaban todo a través de las ventanas, podías verlas mantener una conversación con la vecina del piso de abajo, mientras vigilaba que sus hijos se comieran el bocadillo que les había hecho de cenar. Era natural hablar así, cuando los quehaceres no les permitían bajar a la calle a hablar, la ventana era el lugar idóneo para no perderse nada y seguir metiendo baza desde la lejanía.

Desde la ventana de mi casa veía a los amigos jugar a pichi, beisbol o jugar al arrancar cebollas y me saludaban cuando yo estaba enferma y no querían subir los 4 pisos que me separaban de la calle. A veces me perdía observando el día a día de mis vecinos, de la Milagros, aquella chica de mi edad con problemas mentales que se sentaba en su balcón a saludar a todo el que pasara por allí; del Manolo que se ponía en la ventana a cantar "La Ramona es la más gorda de las mozas de mi pueblooooooooooooooo, Ramonaaaaaaaaaaaa te quieroooooooooooo"; de la Loli por la que siempre sentí una especial curiosidad pues siempre iba muy modosita vestida menos cuando sus padres se iban al pueblo, entonces parecía una pendeja y durante una semana la puerta de su casa estaba más transitada que las Ramblas!!!

Hoy casi nadie mira por las ventanas, nadie se asoma a hablar con los vecinos de abajo ni a gritarle al niño que suba a cenar, nos quedamos dentro de nuestra casa sin observar los tejados que tenemos alrededor, no miramos nada, no nos perdemos en la lejanía,.....hoy nadie mira hacia fuera, hoy todos miramos hacía dentro.


"Abrid ya las ventanas.

Adentro las ventiscas

y que el aire se renueve.

Quiero huir de los ámbitos

calientes y tapiados,

salir sin compañía

por el mundo adelante."

(Carmen Martín Gaite, Desde las ventanas)


2 vociferaron:

La interrogación dijo...

Pues eso de dar voces por las ventanas para llamar a la cena tiene su encanto. A mi, también me recuerda a mi infancia.

L.V. dijo...

la infancia son los mejores años de la vida.

siempre volvemos atrás a recordar anécdotas, ciertos momentos...
y cuando la memoria nos empieza a fallar volvemos de nuevo a la infancia, recordando sólo los nombres, lugares, acontecimientos de la infancia...

 

© Copyright Sólo los tontos saben lo que quieren . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates