YO ELIJO MI MUERTE


Dentro de unos meses debo participar en un debate sobre la eutanasia y más concretamente debatir el caso de Ramón Sampedro.


Creo tener bastante claras las ideas sobre la eutanasia y para que no se produzcan equívocos ya desde un principio quiero dejaros claro que estoy a favor. Como todas las opiniones, mi opinión es subjetiva y relativa, no tengo la verdad absoluta, entre otras cosas porque no creo que existan las verdades absolutas, al igual que creo que toda opinión puede tener parte de razón.


Existen unos valores universales que todos debemos respetar y que están por encima de la moral y ética personal. Estos valores son los derechos naturales (ayer gracias a unos amigos abogados conocí por primera vez este término del que nunca había oido hablar) y que corresponden a los derechos inseparables a los seres humanos por el sólo hecho de serlo, el derecho a la vida y a la libertad. ¿Pero que me decís del derecho a morir dignamente? ¿No creeis que existe un vacio enorme en nuestra sociedad sobre este tema tabú? Todos sabemos que al final de la vida está la muerte, pero nadie nos lo explica, nadie se moja, y los únicos que lo hacen (La iglesia) permitidme que os lo diga, pero no me los creo. No me creo que exista un cielo, un infierno ni el purgatorio. No me creo que me espere una vida mejor que la que estoy viviendo, no creo que en el cielo vaya a encontrarme con Javier Bardem y demos rienda suelta a nuestras pasiones (aunque me gustaría!!!!!).

Os engañaría si os dijera que no le tengo miedo a la muerte, porque no es así. Le tengo pánico, pero no por eso la esquivo. Creo en una frase de un filósofo epicúreo (no me acuerdo cual fue) que me ayuda a pensar en ella friamente e incluso con un leve toque de humor, la frase venía a decir más o menos lo siguiente: "No le tengo miedo a la muerte, pues cuando ella llegue, yo ya no estaré".

Suiza es el único país en el mundo en el que la eutanasia es legal, pero ésta recibe el nombre de "autoentrega". Existe una organización Éxit que ofrece asistencia al suicidio de las personas que previamente han solicitado morir, no trata la muerte como un tabú, sino como la elección más importante de los seres humanos que deciden morir dignamente. Para que dicha asistencia pueda llevarse a cabo, la persona solicitante debe estar en plenas facultades mentales, alegar el motivo que le lleva a pedir morir y ser Suizo. Tras un periodo de estudio y análisis, si finalmente el caso es aprobado se fija la fecha de la despedida.



En estas situaciones creo que el problema no está en la persona que decide irse, porque lo ha meditado durante mucho tiempo y lo ven como una liberación, sino que el problema somos los que nos quedamos. A veces por egoismo, por todo lo que vamos a sufrir y lo que nos va a suponer vivir sin volver a ver la cara de esa persona a la que queremos tanto, no les dejamos marchar o en todo caso se lo ponemos difícil. He leido el caso de un hombre de 68 años con cáncer de próstata en fase terminal, que tras ingerir una mezcla de barbitúricos para morir (con esa mezcla es normal que el hombre no tardara mucho en morir), estuvo 7 horas luchando contra la muerte porque su hijo, tras haber aprobado la "autoentrega" lloraba desconsolado junto a su padre rogándole que no se marchara. El cuerpo del hombre luchaba por mantenerse vivo pudiendo estar así unas cuantas horas más con su hijo. Debió ser un situación muy difícil para el hijo, y no creo que yo pueda juzgarlo, pues los sentimientos tienen recovecos tan escondidos que nunca sabemos por donde van a escapar. Pero creo que a veces nuestro egoismo no nos deja ver más allá de nuestra propia voluntad, sin pensar en las decisiones que los demás han tomado para sus propias vidas.



Hay pocas cosas en la vida que se, o mejor dicho, que creo saber y es que amo a los que me rodean y que si pudiera morir dignamente, lo haría.

5 vociferaron:

la witch dijo...

No le temo a la muerte,
le temo a la vida...
a cómo vivirla...
a cómo sufrirla...
a cómo perderla...
:(

MariKato dijo...

Yo estoy a favor, desde que el que decida hacerlo esté en plena conciencia del acto.

Hace unos meses leí el libro que escribió Mercedes Sampedro, y creo que explica muy bien los pros y los contras de la muerte de Ramón. Ha salvado su alma sin más.

Un beso Milo, y suerte con el debate, ya nos contarás!!

Dr. Fleischman dijo...

Hace unas semanas tuve una pesadilla sobre este tema, y te aseguro que la muerte hubiera sido un regalo, y eso que adoro la vida!
Suerte

Michi dijo...

El unico problema de querer morir, es que no hay marcha atras...no te puedes arrepentir. De todas formas, respeto a la gente que esta realmente jodida y que se quiere quitar la vida...pero no es mi modelo a seguir.

rotops dijo...

Hay una frase en el enlace que pones a derechos naturales (muy buen artículo, por cierto) que se contradice con el concepto que en él se da de Derecho Natural: "La concepción de quienes afirman la existencia de un Derecho Natural eterno e inmutable, igual para todos los tiempos y para todos los pueblos es inaceptable. Atribuirle semejante característica es contrario a las realidades históricas que manifiestan que el Derecho Natural está sujeto a cambios y transformaciones."
Según esto, lo que hoy el ser humano considera natural, mañana puede ser repudiado por antinatural y viceversa. Y eso puede pasar con la eutanasia activa. De momento y por ejemplo, ¿alguien ve antinatural llevar a un animal doméstico al veterinario para que le ponga una inyección letal y deje de sufrir cuando se está muriendo?
Y llevas razón. La iglesia católica defiende una doctrina contraria a la eutanasia. Me parece muy bien. Pero que la sigan los creyentes de esa religión y no quieran darle carácter de ley universal.

 

© Copyright Sólo los tontos saben lo que quieren . All Rights Reserved.

Designed by TemplateWorld and sponsored by SmashingMagazine

Blogger Template created by Deluxe Templates